martes, 23 de enero de 2007

TEJIDOS PROTECTORES. EPIDERMIS Y CORCHO

EPIDERMIS:

UBICACIÓN. Capa superficial de células, normalmente uniseriada (una sola corrida), pero hay casos de epidermis múltiple o pluriseriada.
Presente en todo el vegetal, a excepción de los meristemos apicales protegidos por la protodermis.

FUNCIONES:
Protección de los órganos frente a pérdidas excesivas de agua.
Defensa frente a daños mecánicos.
Percepción de estímulos.
En raíces, absorción de agua.
Pueden revertir a meristemáticas y dividirse con mucha facilidad.


Tejido Epidermal:
Tricomas: SON EXCRECENCIAS DE ORIGEN EPIDÉRMICO QUE SOBRESALEN DE ELLA Y ESTAN CUBIERTOS DE CUTÍCULA.

Ubicación
En todo el cuerpo primario del vegetal, especialmente hojas. Las raíces sólo presentan pelos radicales.
Funciones
Protección frente al medio ambiente, especialmente altas temperaturas
Control hídrico
Remoción de sales y evitar acumulación de sales tóxicas
Defensa frente a algunos insectos
Acumulación y secreción de sustancias (olorosas y otras).
Características
Son apéndices de forma y tipo muy variables de la epidermis. Pueden persistir mucho tiempo o caer tempranamente. Pueden permanecer vivos o morir y esclerificarse.
Presentan un pié (a nivel de epidermis propiamente tal) y un cuerpo (lo que sobresale al exterior).
Tipos
Pelos (unicelulares,
multicelulares, simples, ramificados)
Escamas (multicelulares, forma de paraguas)
Papilas

CORCHO O SÚBER Y FELODERMIS:
Corcho: Es un tejido protector que se produce por meristema lateral o felógeno. El felógeno origina al exterior el corcho y al interior felodermis. El corcho no deja espacios intercelulares dispuestos en filas radiales, son celulas muertas, sin contenido de paredes suberificadas.
Función: Ayudan a disminuir la evaporación impiden ataque de insectos, y la penetración de agentes patógenos.

FELODERMIS: Células parenquimáticas con función fotosintética y de almacenamiento de almidón.